31 Mujeres: Bárbara Longhi

31 Mujeres: Bárbara Longhi

Bárbara Longhi nació en 1552 en la ciudad italiana de Rávena. Procede de una familia de pintores, y fue en el taller de su padre, Luca Longhi, donde aprendió a pintar ayudándole mientras realizaba sus grandes retablos. Se crio en un ambiente familiar marcadamente religioso e involucrado en el movimiento de la Reforma católica del siglo XVI y está influencia se vio reflejada en su escasa obra pictórica -solo pintó quince cuadros- de tema religioso, destacando las obras en las que se representa a la Virgen con el Niño Jesús.

Bárbara fue contemporánea de otras grandes pintoras como Sofonisba Anguissola, Fede Galizia o Artemisa Gentileschi, y fue una de las mujeres que en la época entre el Renacimiento y el Barroco se dedicaron a lo que les apasionaba y tuvieron cierta fama y reconocimiento social.

Nunca pasaron a la historia de la pintura, com sí hicieron sus colegas varones, pero poco a poco se les va dando más importancia en el mundo del arte.

En sus primeras obras utilizaba una gama de colores muy básica y utiliza el sfumato para el fondo de sus pinturas. A partir de 1590, utiliza colores más vivos y cambia su técnica a la hora de pintar el fondo de sus cuadros. Después de 1600, los personajes religiosos son los protagonistas, ocupan gran parte de los lienzos, y captan toda la atención del espectador.

Artistas de la talla de Miguel Ángel o Rafael se inspiraron en los cuadros de Bárbara Longhi.

 

 

Las obras de Bárbara Longhi

Entre sus obras destacan 'La Virgen y
el niño coronando a una religiosa'
(Museo del Louvre) y 'Santa Catalina
de Alejandría' (Monasterio de Classe,
Rávena).

Libro 'Las vidas de los más excelentes
pintores, escultores y arquitectos'

Giorgio Vasari incluyó a Longhi entre los artistas que aparecen en esta obra. De esta manera, su obra artística se empezó a conocer fuera de la ciudad de
Rávena, ya que hasta este momento solo se le conocía en su lugar de nacimiento.

 

Programa de Radio UNED sobre pintoras italianas